/* Google Analitycs */ /* Bing Analytics */

Herramientas para la meditación.

Herramientas para la meditación

Hola amigos en este tercer artículo sobre la meditación, les hablaré sobre algunas técnicas que nos pueden apoyar en ese proceso tan importante, en el logro de una mejor calidad de vida.

Primero que nada les quiero comentar, que para lograr éxito en la actividad de meditar, como en casi todo en la vida, hay que crear un hábito. (Actividad ésta no muy fácil de lograr ha menos que apliquemos bastante auto disciplina)

Como les comenté en el segundo artículo de la esta serie, al llegar de mi primer viaje a la India, “decidí convertir a la meditación en una actividad diaria, que ejecutaba todas mis mañana durante casi una hora, con profunda dedicación.” Esto último fue la frase de intención que utilicé para comenzar a crear el nuevo hábito que necesitaba.

 

Crear un hábito o un método

Al comenzar a crear un nuevo hábito, inmediatamente aparecen los obstáculos, cuya única intención es la de que permanezcamos tal como estamos, con nuestras rutinas tradicionales y en nuestra famosa zona de confort. En mi caso particular el tener que levantarme temprano, (una hora antes) dedicarle un tiempo a la actividad y centrarme en ella fue un reto considerable.

Cuando se aprende algo nuevo o queremos crear un nuevo método de acción, siempre es mejor comenzar con un conjunto de pasos básicos. El seguir los pasos proporciona una estructura desde la que podemos luego expandirnos a gusto. Al no tener experiencia en algo, es más sencillo por lo general determinar qué es lo que no funciona, en vez de lo que si funciona. Esto nos permite eliminar precisamente lo que no funciona y hacer énfasis en lo que si.

En el caso de la meditación antes de aprender como meditar, debes saber que existen innumerables estilos de meditación y que eso no significa que algunos sean peores o mejores que otros. Solamente son diferentes eso es todo.

La elección de un estilo se convertirá luego en algo personal, solo recuerda que al elegir es importante no juzgar uno como correcto y otro como incorrecto. Además este es un mundo cambiante, los tiempos cambian, la ropa cambia, la gente cambia, así que puedes cambiar de estilo de meditación si lo consideras apropiado. Puedes meditar utilizando un estilo durante un tiempo y, luego cambiar si encuentras otro que te atrae más, incluso puedes incorporar nuevas técnicas a tu práctica.

En mi caso aunque con un lapso de tiempo bastante grande entre ambos, comencé con un estilo y luego cambié hacia otro. Con el que profundicé la practica y en estos últimos tiempos estoy manejando una mezcla de diferentes técnicas. Lo verdaderamente importante es que comiences con decisión a practicar la meditación y a disfrutar de los beneficios que tiene para ti especialmente si ya te encuentras después de los 50.

 

Técnicas inicialesHerramientas para la meditación

La meditación es realmente una interacción entre tu energía y tu atención. Estos se equilibran por medio de una postura correcta del cuerpo y un proceso mental, por lo que ambos aspectos son igualmente importantes.

Postura adecuada

Antes de que comiences tu práctica, necesitas aprender a mantener una postura adecuada, esto es especialmente importante, ya que vas a pasar un tiempo determinado en una sola posición, y si esa posición no está equilibrada te vas a sentir incómodo y distraído. (Vale decir que hay ciertas prácticas de meditación que se hacen caminando)

La postura más fácil y adaptable es sentarse con la espalda recta y la cabeza levantada. Es útil estirarse un poco antes de sentarse para liberar la tensión y relajar los músculos. Si estás sentado en una silla, no debes cruzar las piernas para prevenir una interrupción en la circulación y la necesidad de cambiar de posición en medio de la práctica. Lo mismo es verdad con respecto a los brazos.

Algunas personas descansan sus palmas hacia arriba en el regazo, otras las doblan ligeramente o las estiran sobre sus rodillas. Lo fundamental es mantenerlas relajadas.

Algunas personas prefieren sentarse en el piso (no es mi caso) y cruzar las piernas, si tienes problemas con esto, puedes utilizar un cojín grueso. Sentarse con la espalda contra una pared o el copeta de la cama también está bien. Sobretodo si tu espalda requiere un soporte extra. Finalmente si así lo deseas puedes conseguir un banco para meditar, que ya vienen diseñados para una buena posición.

Como ves, tal vez te tome algún tiempo es encontrar la mejor postura de tu cuerpo. Debes estar preparado a probar unas cuantas posiciones y para ello te recuerdo que debes ser amable y paciente contigo mismo.

Perseverar

Como es normal en la creación de un nuevo hábito, puede ser que te sientas impaciente y comiences a pensar que eso no es para ti, o que no lo vas a lograr.

Ese el momento en que debes recordar los “Tres Principios” que menciono en mi artículo sobre las técnicas que facilitan el cambio, y que te invito a repasar y reflexionar sobre ellas.

 Horario

Otro aspecto de la práctica, es la hora del día en la que pueda realizarla. Aunque luego puedas hacerlo a cualquier hora, debes decidir al comienzo para lograr una disciplina meditar siempre a la misma hora cada día. Al igual que la hora del día te recuerda comer y dormir así también una particular hora puede iniciar la tranquilidad en ti. El cuerpo sabe lo que viene y puede comenzar a calmarse y a entrar en la costumbre de meditar.

Además al escojer una hora, ya no necesitas debatir contigo mismo o perder el tiempo pensando: ¿Empiezo ahora o más tarde? Tienes una decisión menos que tomar, y pierdes una oportunidad de postergar.

 

Mi sugerencia de comienzo

En definitiva el objetivo principal de la meditación es centrarse y aquietar la mente con la finalidad de alcanzar calma interior y elevar nuestro nivel de conciencia, obteniendo en el proceso los beneficios descritos en mi primer artículo sobre este tema. Por lo que te puede sorprender, el saber que se puede meditar en cualquier lugar y en cualquier momento, lo que permite a las personas tener acceso a una sensación de tranquilidad y paz, sin importar lo que esté sucediendo alrededor.

También debes saber que tampoco es una actividad que consume mucho tiempo, puede realizarse si así lo deseas en tan solo 5 minutos.

Algunas modalidades de meditación para las personas que comienzan pueden ser muy efectivas y será el tópico de mi cuarto y último articulo sobre este tema. En donde veremos los principales métodos para principiantes, como son el de la respiración, la visualización y los mantras.

Bueno amigos me despido por ahora, espero que les haya gustado este artículo sobre herramientas para la meditación. Y los invito nuevamente a tomar en consideración la práctica de la meditación, como una herramienta muy importante en la mejora de nuestra calidad de vida.

 

Un abrazo

Italo

Herramientas para la meditación

Tags: ,

Comments are closed.