/* Google Analitycs */ /* Bing Analytics */

empezar lo que realmente quieres hacer

3 Cosas que debes dejar de hacer, para empezar lo que realmente quieres hacer

 

Empezar lo que realmente quieres hacer¿cuántas veces has intentado empezar algo nuevo o cambiar de dirección en cuanto a tu vida y no comienzas a actuar? Esta es una de las situaciones más comunes cuando lo que queremos, implica salir de nuestra zona de confort.

“Lo que no se ha iniciado hoy nunca se termina mañana”. Johann Wolfgang von Goethe

“Nunca es demasiado tarde para ser lo que pudiste haber sido”. George Eliot

Empezar a hacer lo que realmente quieres hacer en la vida puede ser difícil.

No importa si lo que quieres es empezar a hacer ejercicio, crear tu propio negocio, escribir un libro, conocer otras partes del mundo, o algo totalmente distinto.

Con frecuencia logramos que empezar parezca mucho más difícil de lo que realmente es, por querer hacerlo todo a “nuestra manera”.

Así que en el artículo de hoy me gustaría compartir con ustedes, 3 cosas que hay que dejar de hacer para salir de “tu propio camino” y hacer que sea mucho más fácil empezar, en lugar de sólo seguir soñando con lo que quieres hacer.

 

1. Deja de pensarlo como si fuera una cosa enorme y vaga.Empezar con lo que realmente quieres hacer

Cuanto más piensas en lo que quieres empezar, esto tiende a convertirse en más grande y más complejo en tu mente. Y a medida que sigues pensando en las diversas maneras en que pudieras continuar la idea comienza a producir miedo y más miedo.

 

Así que haga esto en su lugar:

 

  • Aprende de otros que han llegado donde tu quieres ir. Para calmar los temores vagos sobre lo que podría suceder si empiezas y sobre el incierto futuro, busca información acerca de las personas que ya han ido a donde deseas ir. Es más fácil que nunca hacerlo hoy en día. Búscalos en línea y lee lo que han escrito y dicho o envíales un correo electrónico. O pregúntale a alguien que conoces en la vida real y que ha hecho lo que tú quieres hacer.

 

  • Pregúntese honestamente: ¿Qué es lo peor que podría pasar? Tome un par de respiraciones profundas para calmarse un poco la mente. Entonces hágase esa pregunta. Te darás cuenta de que en la mayoría de los casos lo peor que podría suceder en realidad, no es tan malo. Te podría doler un poco. Pero es algo que  puedes manejar. En general sería una situación donde podrías encontrar algo que hacer al respecto, si ese escenario que corresponde al peor de los casos llegara a suceder. La claridad que se obtiene con esta pregunta puede – en mi experiencia – reducir bastante las preocupaciones.

 

2. Deja de tratar de controlar todo.

 

Empezar lo que realmente quieres hacerEstar preparado y saber algunas cosas sin duda ayuda.

Pero puede convertirse en una trampa cuando intentas controlarlo todo, o pensar las cosas 50 veces para estar seguro y no arriesgarte a cometer errores, fallar o parecer un tonto.

 

Así que haga esto en su lugar:

 

  • Dese cuenta de que se puedes permite tropezar y que no está mal. Le pasa a todo el que sale fuera de su zona de confort. Le ha ocurrido a todos los que puedas admirar  y que han vivido una vida inspiradora. Es simplemente una parte de una vida bien vivida. Y si reflexionas sobre lo que puedes aprender de un error, entonces eso será muy valioso para ayudarte a crecer y mejorar.

 

  • Aprenda a establecer límites de tiempo al principio para las pequeñas decisiones. Si tienes problemas de pensamiento excesivo, establece entonces un plazo para la toma de decisiones. Esto puede parecer intimidante al comienzo. Así que empiece poco a poco, establezca un plazo de 30 a 60 segundo para tomar pequeñas decisiones, como por ejemplo decidir si se va a trabajar o responde a un correo electrónico primero. Haga eso por un tiempo y luego pase hacia decisiones un poco más grandes. Hasta que llegue a las mas complejas.

 

3. Deja de pensar que tienes que empezar de una manera grande y espectacular.Empezar lo que realmente quieres hacer

 

Si tienes un gran objetivo o sueño, o incluso uno de tamaño medio, entonces es fácil pensar que tienes que tomar una acción del mismo tamaño, para empezar o para llegar a donde quieres ir.

 

La mayoría de las veces esto es un pensamiento equivocado.

 

Así que haga esto en su lugar:

 

  • Empieza con algo pequeño. Simplemente pregúntese: ¿Cual sería un pequeño paso que puedo tomar hoy para comenzar a avanzar hacia el logro de mi objetivo / sueño? Luego realiza esa pequeña acción. Y mañana o más tarde puedes hacer lo mismo otra vez.
  • Deja que estas acciones construyan día tras día algo más grande. Y antes de que te des cuenta habrás avanzado bastante lejos en tu viaje. 

 

Buenos amigos espero que les hayan sido útiles los consejos de hoy “Empezar lo que realmente quieres hacer” no dejen de comentar si así lo desean.

Empezar lo que realmente quieres hacer

Un abrazo

 

Italo

Tags:

Comments are closed.